1.- Desde su nacimiento en septiembre de 2015, el Partido Unión y Entendimiento PUENTE
ha luchado junto a otras organizaciones políticas y de la sociedad civil de nuestro país por
un cambio pacífico, constitucional, negociado y electoral en Venezuela.

2.- Es así como apoyamos a todos y cada uno de los candidatos de la Mesa de la Unidad
Democrática (MUD) tanto a la Asamblea Nacional como a las Gobernaciones de Estado en
las elecciones de 2015 y 2017, respectivamente. Con igual fuerza, apoyamos la iniciativa
del referéndum revocatorio en 2016 y nos opusimos a la convocatoria fraudulenta de
elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente en 2017 y de Presidente de la
República en 2018. Actualmente hacemos parte y trabajamos con el Frente Amplio
Venezuela Libre (FAVL), que es la instancia más representativa de la sociedad civil y
partidos políticos de oposición.

3.- Nuestra clara conducta en favor del cambio es la causa por lo que hoy en día PUENTE
esté inhabilitado como organización política nacional. Igual medida ilegal recae sobre
Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT), Voluntad Popular
(VP) y otros partidos democráticos venezolanos.

4.- Comprometidos con la ruta política que dio origen a nuestra organización, es decir una
solución pacífica, constitucional, negociada y electoral, hemos apoyado públicamente las
iniciativas de diálogo que han tenido lugar en Venezuela y en el exterior: 2014 y 2016 en
Caracas, 2017 y 2018 en Santo Domingo, y 2019 en Oslo y Barbados.

5.- Desde su elección como presidente de la Asamblea Nacional (único poder del Estado
con legitimidad de origen) y encargado del Poder Ejecutivo, hemos respaldado el liderazgo
político de Juan Guaido y del Poder Legislativo. Recientemente le hemos sugerido
públicamente un mayor y más claro compromiso de su parte con el mecanismo de
negociación de Noruega y una mayor amplitud en sus decisiones, de forma de incluir en
ellas a todos los factores políticos y de la sociedad civil que adversamos el régimen de
Nicolás Maduro.
La unidad de la oposición es condición sine qua non para el cambio político en Venezuela.

Soluciones Negociadas a la Crisis Sistémica

6.- Para PUENTE, Venezuela atraviesa una creciente crisis sistémica generada por las
equivocadas políticas públicas del modelo conocido como Socialismo del Siglo XXI. Esta
crisis, suficientemente diagnosticada y por todos conocida, tiene expresión en la caída de
la producción interna de bienes y servicios, en particular en las áreas petroleras y
agroalimentarias; en la hiperinflación, la disminución del poder adquisitivo de los
trabajadores y el aumento de la pobreza, el colapso de los servicios públicos, la represión y
violación de los derechos humanos y el éxodo masivo de compatriotas.

7.- Para solucionar esta crisis sistémica debemos cambiar de rumbo político, hacia una
democracia sustentada en la Constitución vigente, respetuosa de la propiedad privada, la
autonomía de los poderes públicos, los derechos humanos y la alternancia en el poder a
través de elecciones libres, competitivas y transparentes.

8.- Hoy día ese cambio político se ve impedido por el régimen imperante. Los factores
radicales del oficialismo, varios de ellos además incursos en corrupción, violación de
derechos humanos y delitos de diversa índole, no tienen en su agenda, hasta ahora y a
pesar de las presiones internas e internacionales, la alternancia en el poder por las vías
pacíficas y electorales.

9.- Frente a esta realidad catastrófica, de creciente crisis socioeconómica y político
institucional, quienes insistimos en que la vía menos violenta para Venezuela y la región, a
la par de ser la que garantiza mayor estabilidad política en el mediano y largo plazo,
proponemos:

Propuestas Concretas

A) Reconocimiento y acercamiento entre los factores moderados y honestos del oficialismo
y de la oposición venezolanos, tanto civiles como militares;
B) Gestiones para reactivar y respaldar el mecanismo de negociación de Noruega;
C) Una vez que desde el pasado 24 de septiembre se reincorporaron a la Asamblea
Nacional los diputados del oficialismo, nombrar en su seno y con base en lo establecido en
su Reglamento de Interior y de Debates, una Comisión Especial Paritaria (CEPAN).
De parte de la oposición deben formar parte de esta Comisión parlamentarios de los
partidos que comparten la solución negociada.
La CEPAN sería la encargada de proponer medidas (ante la plenaria del Parlamento y ante
el resto de los poderes públicos) para:
– Reactivación del aparato productivo, en especial petrolero y agrícola;
– Elevación del empleo y los salarios reales;
– Mejoramiento de los servicios públicos, en especial electricidad y combustibles;
– Normalización progresiva del comercio internacional;
– Atención humanitaria;
– Reinstitucionalización del país (Asamblea Nacional, Consejo Nacional Electoral, Poder
Judicial, Poder Ciudadano);
– Cronograma Electoral (fecha de elecciones de AN y Presidencia de la República,
rehabilitación de dirigentes y partidos políticos, actualización del Registro Electoral
Permanente y observación internacional);
– Cese de la ANC;
– Garantías jurídicas y políticas razonables para dirigentes del oficialismo;

D) Con base en los artículos 234 (falta temporal del Presidente de la República) y 236
(atribuciones del Presidente de la República), designación consensuada entre el oficialismo
y la oposición de un Vicepresidente Ejecutivo que coordine y conduzca la acción de
gobierno hasta el día de la juramentación del nuevo Presidente Electo de la República.
El Vicepresidente Ejecutivo ejercería las funciones consagradas en el artículo 239 de la
Constitución, tales como nombramiento y remoción de Ministros, coordinar las relaciones
con la Asamblea Nacional y presidir el Consejo Federal de Gobierno.
E) El Vicepresidente Ejecutivo asumiría también de hecho la Jefatura del Estado y las
atribuciones consagradas en el Artículo 236 de la Constitución.
F) Nicolás Maduro y Juan Guaidó cesarían en sus cargos y podrían presentarse como
candidatos a la Presidencia de la República.
G) De conformidad al desempeño de la CEPAN y del cumplimiento de las medidas por ella
acordadas, gestionar el levantamiento progresivo de las sanciones impuestas por la
comunidad internacional al régimen de Nicolás Maduro.
H) Creación del Grupo Internacional de Amigos de Venezuela (GRIAV), garante del
cumplimiento e implementación de los acuerdos que se alcancen a través de la CEPAN y el
resto de los Poderes Públicos de Venezuela.
Miembros de este GRIAV podrían ser, entre otros, representantes del Reino de Noruega
(que lo coordinaría), Estados Unidos de Norteamérica, Rusia, Unión Europea, dos (2) países
de la región de América Latina y el Caribe y un delegado del Vaticano y/o del Secretario
General de las Naciones Unidas.

Intervención del Dr. Hiram Gaviria, presidente de PUENTE, en el evento organizado
por WOLA/USIP/Wilson Center/IAD, en Washington DC 22 de octubre 2019.