“Hasta ahora hay distintas versiones de lo acontecido ayer en la avenida Bolívar de Caracas durante la alocución del presidente de la Republica.
El gobierno ha dicho que se trata de un atentado contra la vida del Jefe del Estado. De ser así, condenamos tal acción y cualquier tipo de violencia, a la vez que reiteramos nuestra postura de que la salida a la pavorosa crisis humanitaria que vivimos los venezolanos debe ser por las vías pacíficas, democráticas y constitucionales.
Hay quienes, por el contrario, señalan que se trató de un hecho fortuito que intenta ser utilizado por el gobierno para, por una parte, desviar la atención de los problemas nacionales (hambre, hiperinflación, caos en la electricidad, transporte, inseguridad y salud, entre otros) y, por la otra, aumentar la represión contra los opositores al régimen.
Lo prudente y conducente es exigir una investigación imparcial de este hecho, y decirle la verdad a los venezolanos y a la comunidad internacional.
Venezuela no puede continuar un este ambiente de zozobra é intolerancia que agrava las condiciones de vida de nuestros connacionales.
Clamamos por el restablecimiento de la Constitución y el Estado de Derecho, por un cambio en paz y por el advenimiento de un gobierno de Unión y Entendimiento que se aboque a implementar medidas urgentes para alcanzar abastecimiento pleno de alimentos y medicinas, reactivación de la producción de bienes y servicios, abatimiento de la hiperinflación, aumento del salario real y poder adquisitivo, y el pleno funcionamiento de los servicios de electricidad, agua potable, salud, transporte público y seguridad ciudadana.”