Es hora de pasar la página de la confrontación y tender puentes de unión y entendimiento.

Reiteramos nuestro compromiso con un Acuerdo Nacional para solucionar juntos los problemas del hambre, alto costo de la vida e inseguridad personal

Exigimos el Restablecimiento del Derecho Constitucional al Voto para Comenzar a Reconciliar y Reconstruir a Venezuela

Rechazamos toda condición indebida y sobrevenida para impedir la legalización de los Partidos Políticos

Proponemos un Programa para la Reconstrucción del País

 

1.- Todos los venezolanos padecemos en nuestros hogares, en especial los más pobres, las consecuencias de políticas públicas que se expresan en la más alta inflación del planeta; la ruina del aparato productivo y del empleo digno; el deterioro del poder adquisitivo del ingreso; el desabastecimiento de alimentos, medicinas y repuestos; el colapso de los servicios públicos, en particular del agua, la electricidad  y el transporte; la deserción de profesores y alumnos de nuestro sistema escolar y universitario; el aumento de las enfermedades; el colapso de la atención médico hospitalaria; la inseguridad traumatizante de las personas y de sus bienes; la emigración forzada de nuestra población joven, y la perturbación de la conducta psicológica de las personas por el crecimiento neurotizante de la incertidumbre en la vida cotidiana presente y futura de quienes hoy habitamos en Venezuela. Todos estos padecimientos se dan en un país y en un periodo con los mayores ingresos ordinarios y extraordinarios de nuestra historia y en medio de una galopante corrupción administrativa.

2.- Como envoltorio político que arropa esta dramática situación económica social y ética existe una crisis institucional agravada por la falta de independencia y cooperación entre los distintos ámbitos y ramas del Poder Público, en particular,  por la pérdida de legitimidad y autonomía del Poder Judicial y del Poder Electoral como consecuencia de su subordinación al dictado partidista; aunado todo, a la tolerancia frente al saqueo de los recursos de la República, a la penetración del narcotráfico, a la impunidad del delito y a la práctica dolosa y sistemática de la criminalización de la política, de los partidos políticos  y de los políticos adversos al actual gobierno.

3.- Atravesando esta inédita situación, que le ha tocado vivir a nuestra querida Venezuela está, de una parte, el paradigma cultural internalizado de los anti valores que sacraliza la corrupción, el ocio improductivo, el despilfarro del patrimonio de las nuevas generaciones, la riqueza mal habida, el estatismo populista y la violación de todas las normas del respeto a la convivencia civilizada y, de otra parte, en el ámbito específico de la Política, el hondo abismo que separa y enfrenta sin límites a las dos principales fuerzas políticas decisoras del acontecer nacional: el oficialismo representado por el gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros y la oposición representada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

4.- Estas dos fuerzas políticas nucleadas en el Ejecutivo Nacional y en la Asamblea Nacional deberían aceptarse y entenderse entre sí en un Dialogo Amplio y Sincero para la consecución de los Grandes Objetivos Estratégicos Nacionales, plasmados en el Preámbulo y en el texto de la Carta Magna de la República. Estos dos poderes emanan de la misma fuente originaria de legalidad y legitimidad: el sufragio del pueblo ciudadano, expresado en elecciones democráticas. Esta debiera ser razón objetiva suficiente por la cual los principales líderes políticos de la Nación están exigidos a descartar su relación como una relación de enemigos colocados en trincheras fratricidas que no logran distinguir, el uno en el otro, el propósito  patriótico que deben animar sus propuestas y sus actuaciones.

5.- Solamente LA UNIÓN Y EL ENTENDIMIENTO de todos los venezolanos constituyen la energía y la esperanza que podrán sacarnos de la caótica situación en la cual nos encontramos. Aupando el enfrentamiento y la confrontación violenta agravaremos la crisis y sembraremos al país de más hambre y destrucción.

6.- En consecuencia, hacemos nuestro lo demandado en la Carta Oficial de su Eminencia el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano,  en la cual  se exige el cumplimiento de lo acordado en la Mesa de Dialogo por los  representantes del gobierno y de la oposición, con la presencia de los honorables mediadores Monseñor Claudio María Celli, Representante Personal de Su Santidad el Papa Francisco, de los Ex Presidentes José Luis Rodríguez      Zapatero, del Reino de España, Leonel Fernández, de la República Dominicana, Martín Torrijos de la República de Panamá, y de Ernesto Samper, hasta hace pocos días Secretario General de UNASUR.

7.- En la carta del Secretario de Estado del Vaticano a los representantes del  gobierno y de la oposición, destacamos:

a)    Atención urgente a las víctimas de la crisis humanitaria;

b)  Respeto a las competencias y atribuciones que la Constitución asigna y reconoce a la Asamblea Nacional y demás poderes públicos;

c)   Activación de los mecanismos conducentes a la libertad plena de los presos políticos y el regreso de los exiliados;

d)    Establecimiento concertado de un cronograma electoral, tal como pauta la Constitución.

Todas estas demandas, aceptadas por los participantes en la Mesa de Diálogo y Entendimiento, están expresamente contenidas en nuestra Carta Magna, la cual juramos cumplir y hacer cumplir.

8.- Apreciamos que los 21 puntos de la reciente Propuesta de los Mediadores están abiertos a la consideración crítica y pública del país y que los mismos serán  atendidos y respondidos con responsabilidad  y claridad por la MUD. Pero para que el entendimiento sea posible y creíble exigimos que se haga efectivo de inmediato el cumplimiento de los acuerdo y de la palabra comprometida por los negociadores del Gobierno en la Mesa de Dialogo, con la presencia en ella de los mediadores internacionales y del representante personal del Papa, Monseñor Claudio María Celli, y de lo cual hace referencia testimonial en su Carta el Cardenal Pietro Parolin.

9.- Manifestamos, una vez más el compromiso y la disposición de PUENTE a participar activamente en la búsqueda de la urgente Solución Democrática, Constitucional, Pacífica y Electoral a la grave crisis política, institucional, económica, social y ética, que afecta a la nación y cuyos efectos comprometen el presente y el futuro de nuestra amada Venezuela.

10.- Solicitamos de la Comunidad Internacional, en particular a la OEA, la ONU, la Unión  Europea  y   a  las  demás  organizaciones  multilaterales  y  a  los  gobiernos democráticos del mundo, su pleno y decidido apoyo en la exigencia al Consejo Nacional Electoral de la realización este mismo año de los procesos para elegir gobernadores   y   alcaldes,   consejos   legislativos   y   concejos   municipales, según pauta nuestra Carta Magna y demás mecanismos constitucionales para el rescate de la institucionalidad y el entendimiento democrático en Venezuela.

En este sentido rechazamos toda condición indebida y sobrevenida para impedir la organización del electorado en partidos políticos, y así tratar de conculcar el derecho ciudadano al ejercicio participativo y protagónico de la democracia en Venezuela.

11.- PUENTE propone el establecimiento, mediante la  solución electoral libre y  justa,  de  un  GOBIERNO  DE  ENTENDIMIENTO  Y   COOPERACION  NACIONAL que ejecute de inmediato un PROGRAMA PARA LA RECONSTRUCCIÓN DEL PAIS, que: restablezca las atribuciones constitucionales, el equilibrio y la autonomía de los poderes públicos, respete la dignidad y demás derechos humanos, cese la represión y la persecución por razones políticas, religiosas o ideológicas, afirme a la Fuerzas Armada Nacional Bolivariana en su condición al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso a parcialidad política alguna, combata el narcotráfico, fortalezca el sistema escolar y universitario del país, respete la propiedad privada, brinde seguridad a la ciudadanía, restablezca los equilibrios macro económicos, reactive la producción, la productividad y el empleo nacional, conduzca hacía un cambio monetario único y competitivo, rescate la confianza de los inversionistas, frene la inflación, eleve el poder adquisitivo de la población, garantice el abastecimiento  pleno de alimentos, medicinas y repuestos, haga una exhaustiva auditoría técnica y financiera de PDVSA y demás empresas del Estado, racionalice el mercado interno de los bienes y servicios públicos, en especial el de los hidrocarburos, revise los acuerdos con otros países y la deuda pública contraída por el gobierno y negocie los nuevos financiamientos internacionales, adelante un plan de mejoramiento de la infraestructura física del país, en especial del transporte y los centros de salud, incentive la recreación cultural y deportiva, mejore los servicios públicos de agua potable, electricidad y recolección de basura, acabe con la impunidad y la corrupción administrativa que corroe la República. Estos  son, entre otros, objetivos inherentes  al progreso y bienestar de la Nación.

Para nosotros, en PUENTE, lo reiteramos: la  vía  constitucional,  democrática, pacífica y viable se expresa hoy de manera inequívoca en el Restablecimiento del Derecho Constitucional al Voto y el deber de todos de someternos, en elecciones justas y libres, a la voluntad del pueblo soberano.

12.- Es el momento de colocar al país por encima de los intereses de los grupos que pugnan por el poder.  Es el momento de pasar la página y mirar hacia adelante. Es el momento de tender puentes para recuperar la alegría y achicar la tristeza. Es el momento de tender puentes para que regresen sonrientes los que se fueron y salgan en libertad los perseguidos políticos que están en prisión. Es el momento de tender puentes para hacerle un cerco a la pobreza. Es el momento de aminorar los odios y procurar el perdón. Es el momento de suspender en beneficio de las grandes mayorías la encarnizada lucha por el poder y concentramos en las urgencias vitales de los venezolanos.

13.- Los venezolanos, tanto civiles como militares, estamos comprometidos a brindar y a sumar nuestro concurso para la superación de los graves males que vive Venezuela en esta hora aciaga de la Republica, y así lograr HEREDARLE A  NUESTROS HIJOS Y NIETOS UN PAIS DIGNO, MODERNO, DEMOCRATICO Y PROSPERO.

 

La Junta Ejecutiva Nacional del Partido Unión y Entendimiento (PUENTE)

 

Hiram Gaviria

Presidente

Caracas, 09 Febrero de 2017.